San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

CURUTCHET ENCARA LA CUESTA DE UN DISCO

The return of ‘The Metal Man’

feb. 03, 2018 20:26

en Cultura

Diario La Mañana de Bolívar - Cultura - The return of ‘The Metal Man’

No, caro lector, no está confundido: no se haga muchas ilusiones que lo que tiene entre sus manos es el diario LA MAÑANA, no la revista Rolling Stone ni (menos aún) la refinada Inrrockuptibles, por más que nuestras páginas estén que revientan de reportajes a músicos no necesariamente famosos y coberturas de recitales, en un verano rebosante de patios artísticos que colorean de fresco talento nuestras caniculares noches.

Se trata, digámoslo ya, del regreso a la arena musical de alguien que, hay que reconocer, nunca se fue: el flamígero cantante Leandro ‘Leo’ Curutchet, nuestro Ian Gillan vernáculo, quien encara la cuesta de un disco junto a dos ex Misery, la banda con la que hizo capote en los noventa, en Bolívar, La Plata y un touch en Baires.
El anuncio del primer disco de Tríada fue comunicado por el propio vocalista, en charla con este diario unas tardes después de su abrasadora performance en Dublin en sociedad con el guitarrista Jorge Godoy.
Curutchet, que en estas dos semanas en Bolívar también flambeó mesas noctámbulas con Godoy y amigos en Don Giácomo y de nuevo en el restorán de Grismado junto a Juan Manuel Fagnano y Diego Peris, abordará en la inminente placa discográfica el hard rock y el heavy metal con los que se encuentra embanderado desde su más tierna adolescencia bolivarense, por más que en las noches recientes lo hayamos disfrutado cantando el almibarado pop ochentoso que acaso reclame el paladar promedio de los acólitos de los restós y las borracherías locales.
La forma del destino se titulará la placa (es también el nombre de una canción) que el cantante nacido acá compartirá con los ex Misery Javier Mazzarol, a cargo de las violas, y el ‘Alemán’ Guillermo Plet, al timón del bajo (las baterías serán programadas).
“El proyecto nos ha insumido ocho años, hubo muchos impasses. Hasta que pudimos cerrarlo ahora. Ya hemos completado la mezcla (la realizó ‘Mazza’, el guitarrista), y realizaremos la masterización en un estudio conocido o en el estudio de ‘Mazza’”, enumeró Curutchet, parapetado atrás de un terroso ‘fernando’ en una mesa de bar y fuertemente ‘engorrado’ (onda sport, no policía), tal cual es su hábito estético desde hace añares. Casi todo fue grabado en el estudio de Mazzarol, unas pocas cosas en otras cuevas sónicas porteñas. Hay pianos, coros, acaso algún viento sabandija y solos de guitarra aportados por músicos invitados, entre ellos el bolivarense Jorge Godoy Alba, quien amalgama su caleidoscópica viola en una canción.
El disco incluirá diez temas, uno instrumental, todos propios. La mayoría quedó de la época de la banda que comenzó llamándose Molotov y “culpa” de unos mexicanos debió mutar en Misery, más un puñado de composiciones nuevas destinadas al proyecto discográfico. “Es heavy metal clásico, con doble bombo. Contendrá canciones pesadas pero bastante acústicas, en una onda clásica tipo Queensrÿche”, linkeó Leo, el letrista principal del material, mientras que de la música se ocuparon mayormente Mazzarol y Plet.
La forma del destino será editado en compacto y a la vieja usanza, con librillo interno con las letras de las canciones y fotos, más una portada diseñada por un especialista que quema pestañas buscando lo mejor. Junio es el mes d, en el que los miembros de Tríada calculan que la obra llegará a disquerías platenses y porteñas, también claro está a plataformas virtuales de música.

OTRO LEO
Tríada se formó para grabar este disco, e incluso la banda ya está componiendo para otro álbum. “Nos conformamos como grupo de estudio, seguiremos grabando canciones pero si surgen opciones de tocar en vivo, las analizaremos”, anticipó el otrora coequiper de Ariel Adrián Ramón Tardivo en el ciclo de la tv local Músicos en su salsa, quien por fuera de este power trío (Leo, no Ariel Adrián) amasa un proyecto junto a George Godoy y otro con Juan Manuel Fagnano. “Todo eso está verde, pero puedo anticiparte que con Godoy Alba preparamos un álbum de rock pesado de estilo sureño americano, con violas sucias”.
Además, nuestro ‘León de Sheffield’ bolivarense (Joe Cocker; tiene un dejo de él) continúa trabajando en Espiche, un coqueto restorán enclavado en el corazón del cosmopolita barrio de San Telmo, donde cocina (su otra especialidad) que es un contento y hasta hace poco cantaba tangos, algo que de momento no puede realizar dadas las nuevas disposiciones del gobierno de la ciudad en materia de permisos y habilitaciones comerciales.
Por fuera de todo esto, cada tanto se da una vuelta por su ciudad del alma, Bolívar, donde siempre se las ingenia para maridar la visita a familiares y amigos y el aterrizaje en asados con su pasión por cantar.

“ESTUVE SATURADO DE METAL”
Tu amor por el metal se impone, aunque también cantás tango y pop.
-En un tiempo estuve saturado de metal. Este disco de Tríada es metal y eran temas que estaban hechos, hoy haría otra cosa. Por eso con Godoy Alba estamos craneando algo diferente, más rockero, un estilo entre grunge (Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden) y Slash (guitarrista de Guns N’ Roses), mezclado con blues.

Eso quiere decir que no estás escuchando metal.
-Siempre escucho otras cosas. Hoy con Spotify los músicos tenemos la posibilidad de realizar un estudio continuo de bandas nuevas, y de bucear en el pasado. Metal sigo escuchando, pero clásico. Incorporo mucho tango, y me gusta mucho el rock progresivo, hay bandas muy interesantes del estilo. Psicodélico también escucho, e inclusive mucho electrónico, por influencia de Lu (su pequeña hija). Siempre chusmeo cosas nuevas, pero también heavy clásico.
Chino Castro

Creer, difundir y confiar

“Para mí todo es necesario dentro de la música, no defenestro ningún estilo”, afirmó Leo Curutchet en un tramo de la entrevista con este diario (ver nota principal).

¿Y el reggaetón?
-Es necesario para discernir lo que hay que hacer bien (se ríe). Hay una especie de ‘campaña’ contra eso, yo no sé si adheriría. Siempre sostengo que si el reggaetón existe es porque alguien lo escucha. Lo que habría que hacer es educar a la gente para que escuche buena música, y eso se hace mostrándoles otra cosa. Si creemos en lo que escuchamos nosotros, en que eso es lo bueno, deberíamos poner nuestro empeño en difundirlo y estar tranquilos, confiar en que se va a imponer.

Andar +

Monedas

Servicio temporalmente no disponible.