San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

EL ÚLTIMO TRAJE SIGUE EN CARTEL EN EL AVENIDA

Sinfonía de Solá

feb. 10, 2018 12:07

en Información General

Diario La Mañana de Bolívar - Información General - Sinfonía de Solá

Traccionado por un inmenso Miguel Ángel Solá, El último traje se erige en un film emocionante, que va creciendo durante un desarrollo no exento de efectismos y triquiñuelas de inspiración televisiva -simplificaciones, apuros argumentales de la mala telenovela- hasta llegar a un final cuasi operístico, en donde todo encaja y las lágrimas surcando mejillas se torna el denominador común entre los testigos que arribaron hasta allí.

Abraham Bursztein es un judío porteño. Sus hijas le vendieron la casa y quieren depositarlo en un geriátrico, pero él, que camina con mucha dificultad y es un viejo cascarrabias con algunos irresistibles arranques de ternura, tiene aún algo pendiente, por lo que huye con pretensiones de llegar a Polonia (no nombra al país, él no dice “malas palabras”, en cada aeropuerto o terminal muestra un papelito donde lleva escrito el nombre del país): debe entregar el traje prometido a un amigo que le salvó la vida hace setenta años, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Abraham escapó de un campo nazi en el que iban a fusilarlo.

El último traje es una road movie con algo de sorinesco. El viejo que encarna Solá va encontrándose en la cuesta hacia Europa con un montón de personas -algunos personajes son más creíbles que otros-, que se comprometen a ayudarlo en tramos de su periplo. Aparecen una mujer dueña de hotel que lo lleva a un karaoke, una alemana joven y buena, arrepentida de lo que el país teutón le hizo al pueblo judío, y finalmente una enfermera altruista que lo acompaña en el tamo final de su recorrido. A medida que el relato avanza, el viejo va revelando los dolorosos episodios que protagonizó cuando niño como hijo de una familia arrasada, lo que lo torna más querible, más vulnerable aún, solo por Europa enfundado en un traje antiguo (su padre era sastre, como él), con una valija nada cool y la percha con la pilcha para Piotrek. En pasajes la película deriva hacia unos pasos de comedia que ‘le sobran de hombros’ (para ponerlo en términos de sastre), ya que licúan la densidad del drama, aunque también podría ser que lo oxigenan. Se refleja también lo que le cuesta a un anciano el mundo de hoy, donde el manejo de rudimentos tecnológicos resulta esencial para vivir.

Pero hay algo más: en España, donde hace escala rumbo a Varsovia, Abraham tiene una hija, con la que se halla distanciado desde hace años, y con la que como es esperable se reencuentra. Es un momento fugaz del viaje, a pesar del conflicto aún latente la hija del viejo sastre no adquiere ningún protagonismo en la historia.

La película que dirigió Solarz es un film quizá previsible y ‘sucio’ de algunos subrayados, que apela a lo simple para conmover y que por instantes hasta raya el golpe bajo, pero si uno se conmueve después de ver tantas cosas que no le mueven un pelo, conviene dejarse llevar y dejar para más tarde el deporte de escudriñar. No es una gran película, pero si juega Solá, que ha dicho que este fue su último protagónico y que meterse en la piel de Abraham lo hizo vérselas con su propia vejez, es como si jugara Riquelme: quizá el partido no era el mejor, pero Román lo arreglaba todo con las pinceladas de genialidad que emanaban de su encomiable arsenal de recursos; acaso en demasiados partidos Riquelme fue más que Boca, pero Boca valió la pena porque esa tarde estaba Román.

El último traje (Argentina-España/2017), fue escrita y dirigida por Pablo Solarz. Conforman el elenco Miguel Ángel Solá, Ángela Molina, Martín Piroyansky, Natalia Verbeke, Julia Beerhold, Olga Boladz y Jan Mayzel. Dura 92 minutos, es apta para todo público.

La obra está en cartel en el Cine Avenida, será proyectada hoy y mañana a las 18.30 horas.

 

Chino Castro

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 19,70 20,20
Euro 24,70 25,70
Real 620,00 670,00