San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...


Nota 1336 - (3ª Época)

De esto y aquello

sep. 09, 2018 11:49

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Me parece que es hora de amainar con el lema de echar las culpas a los demás, más allá de que todo está interconectado, pero siempre queda autonomía, mucha o poca, pero autonomía al fin. Turquía nada tiene que ver en este descalabro,  ni la dinámica internacional acude siempre en contra, tampoco Trump, más allá o más aquí de que pesamos tan poquito, PUDIENDO PESAR TANTO, que cualquier palabra de un país de peso nos afecta. Tampoco la culpa es nuestra. La culpa,  hay que decirlo con todas las letras es de un puñado de argentinos sentados en los hemiciclos y en el gabinete que lucran con los despojos que ellos mismos faenan.

     Estamos gastando lo que el fondo nos ha dado cuando está lleno de dinero en montones de muebles, inmuebles, semovientes varios, y en inconvenientes; que a diario hieren el país.  Ahí está el dinero faltante y entonces, no puede ser, que se siga poniendo atención como desde decenios atrás, en si llueve o se hace esperar, para trabajar con el fruto del hombre por supuesto, pero sobre todo de la naturaleza. Pendientes de la naturaleza como en el Medioevo. O sea, siempre a colación la fábula de la lechera y el cántaro que, por supuesto, no saben de qué va.

     A Macri lo empezaron a echar días antes de asumir y después no pararon, incluso, a pedradas; y a dar. Y él haciéndose el valiente con la niña hasta que la tuvo que esconder. Y sin reaccionar. Por supuesto, tirarlo a Macri significaba tirarnos a nosotros; y ni por esas, que el famoso y pedante asesor estaba en plan solfa y en una de esas a órdenes del poder internacional. Nunca  ha aconsejado en lo que importa para este país y sus paisanos y en consecuencia, han aprovechado el momento, los que están en la cárcel y los que con suerte se espera vayan a ella. En una palabra los que trabajan a la sombra con socios extranjeros han pretendido hundirnos y casi lo consiguen llevando al peso a que no pese, y al dólar  que se vaya  a manos de jodidos nativos y extranjeros.

     Tampoco, con la que está cayendo que nos anegará en el futuro cercano, importa  a tres años vistas, si el gobierno estimó o subestimó, porque en definitiva no saben donde están parados. El problema como es habitual, sucede porque nadie en este país entiende de economía y cada vez que se presenta entra el peor o el que está ligado a extraños. De manera, que al dólar se lo ha dejado estar, no se sabe si adrede porque nada va a pasar o porque no me van a tirar, y así nos ha ido; y no lo van a tirar, es de esperar, porque al fondo se le ha ocurrido por necesidades imperiosas que Argentina no se caiga, pero el tropezón se lo va a cobrar bien cobrado y los que han de pagar, son aquellos que  dependen de sus trabajos. Y por esas paradojas convertidas en paradigmas, son los que lo han votado y aparentemente, no tendrán otro remedio a futuro, cabreo mediante. O no.

     En realidad otra crisis y va por la enésima. Al punto que los mayores los mismos que salieron el otro día a la calle a salvar al presidente han terminados hundidos y mustios y suponen se saldrá como tantas veces. La Argentina de siempre empezar para quien pone el hombro. Claro que en la actualidad se esperaba otra cosa, porque votaron otra cosa, que ya al día siguiente del conteo habían olvidado que la cuestión pasaba por la cárcel. Macri nunca quiso meter a nadie en cana lo cual sería de estudiar y donde se descuide serán los que lo bajen a él. Entonces, lo que más se ha perdido han sido sueños e ilusiones y los que más los han perdido o se los han robado pertenecen a quienes han votado a los actuales  que han resultado una recua de inservibles.

     O sea, otra vez a ajustarse el cinturón como en viejos tiempos, y  dejar de salir a comer o de comprarse una camisa o lo que venga. Todos conocemos hombres y mujeres, que han reculado después de soñar con su casa, y hasta han perdido la seña, los que se iban de viaje y ahora no pueden o deben acortar los días, o quien quería cambiar su auto o meterse en un plan, o comer, simplemente. Que todos no tienen los mismos sueños. Y esto me recuerda  aquellos tiempos del deme dos, que por otra parte cualquiera hace lo que quiere o se compra un plasma o va al museo, pero se les declaró culpables por salir con la plata fácil y ahora la plata es difícil y no se ven ni culpables ni arrepentimientos; pero aquello y esto ha estado fabricado por gentes sin sentido.

     Claro, que siempre benefician a sectores que ya están beneficiados; y entienden de corridas y de corredores, que los hay por la patria y en el extranjero, al punto, que desde hace quinquenios la timba grande flota por la Argentina y los flotadores siempre quedan bien parados, porque yo no he sido, que ha sido el otro. Hace tres años que esperábamos el maná, es decir, los dineros robados que nadie del gobierno quiere desenterrar. Y siempre quedamos endeudados los que trabajamos en serio. Queremos  salga a luz el dinero de los ladrones y los ladrones compran dólares con los pesos que no pueden definir ante la sociedad; y expolian a quienes, sin poder hacer nada, asisten a la joda más grande de los últimos tres años, porque la anterior fue mayor. Y ya olvidada. Calefón y Biblia y al parecer no hay nadie que los separe. Y además, mosqueados por la repartija de cargos y ministerios sin pies ni cabeza. Que cuando todos sirven para todo es que ninguno sirve para nada. Y por si no bastare, para que otros puedan exportar, yo no puedo exportarme. Y todo por cuatro pesos.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00