San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...


Nota 1339 - (3ª Época)

De esto y aquello

oct. 07, 2018 10:23

en Opinión

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Es curioso como en el transcurrir de estos tres años, la gente, siempre olvidadiza y los medios cuando quieren, se han ido acostumbrando, a lo que en definitiva el poder desea  y quiere, que nadie recuerde, que te acostumbres a olvidar, nada más y nada menos, y en consecuencia no hablar  de aquel voto ya en la lejanía, hecho con tanta ilusión y depositado con contento y albricias.  O sea, la orden, se ha visto en estos días, olvidar la ilusión y la alegría. Trabajar y esperar como ha sido siempre, que ya vendrá el cambio como ha sido siempre. Que la política de los políticos se ha ensañado con la gente. Pero se puede. Pero no han querido. Prefieren desilusionar. Por eso no es casual y no deja de llamar la atención que en ningún momento se habla de cárcel por parte de los gabinetes varios del país, ni los medios se ocupan del tema, ni tampoco alguien  exija que entren a ella, a la cárcel, los que no deben estar afuera. Ni se acuerdan de los intendentes de los cuales la gente se acuerda porque los conoce desde la cuna. Todo muy sospechoso.

     Todo lo que se dice al respecto y a coro es en negativo. Continúan con la triste y grotesca retahíla de recordar que Cristina es la principal ayuda del presidente de cara a las elecciones. Sin embargo, a uno le parece, sin ánimo de romperles la fiesta, que mejor sería que la ayuda viniera de las propias obras; no las de los otros, sean buenas o malas. Que ya está escrito que por sus obras les conoceréis. Que viene de aquello de Mateo por los frutos los conoceréis; y al presente sucede lo mismo si recordamos al mismo Mateo en aquello de guardaos de los falsos profetas  que vienen a vosotros con vestidos de oveja, que me trae a escena a nuestro famoso asesor, que no va por la vida de oveja sino con una pesada mochila de soberbia; amén que se creía el sabelotodo pero nunca supo catar las masas argentinas. En una palabra, no es lo mismo soplar que hacer botellas. O en una de esas solo querían soplar. Así nos ha ido. Porque no estaría de más recordar, sin herir susceptibilidades, claro, aquello de que no tiene la culpa el chancho sino quien le da de comer.

     En una palabra que a nadie se le conoce por las obras ajenas Y viene a cuento por el papel de Cristina en este partido con demasiado alargue. Por otra parte, se ha visto, que nadie nos lo ha contado, que al cabo, no es necesaria semejante ayuda, que se desayudan solos. O sea, que para caer se apañan sin compaña. Y dudo hasta donde la señora nos ha de ayudar. Porque lo más curioso es que al estar donde está, que es exactamente donde no debiera estar, todos los que están con ella y también los que no están pero izan caritas, se han tornado valientes y hasta exigen un mejor gobierno, un mejor presupuesto, y critican lo que es necesario criticar y lo criticable; y lo que no importa pero traen a colación. Es decir se asiste a algo tan tétrico como el hecho de que los disparatados  echen el disparate a quienes deberían estar proyectando futuro en vez de andar incordiando con el dólar, malgastando los dineros públicos y los prestados.

     Se podrían contar por miles y miles el número de argentinos que han debido dar marcha atrás en casi todo aquello que los tenía felices. Que se dice pronto, pero es de mucho peso. Demasiado castigo, para lo bien que se porta el pueblo argentino. Y ni hablar del expolio de los sueños. Que es algo por lo que el mundo marcha, más allá que saben pueden ocurrir estos desaguisados. Sin embargo, cuando se pierde la ilusión, es de suyo que  el causante deberá hacer mucha obra, para borrar la desilusión. Y no veo al presente ilusionistas por la faena. Mientras tanto, una caterva de truhanes nacionales y extranjeros con nombre y apellido se han llevado ya más de veinte mil millones de dólares y regalados. Y pensando en la ayuda de la señora nos hemos encontrado con la timba nacional. Quiero decir que exportamos dólares a bajo precio, sin arancel ni iva, y antes se importaban a escondidas para llenar los bolsos. Es el cuento de nunca acabar.

     Y por si no bastare, los amigos de la señora continúan con la cantinela de que todo es mentira, hasta los cuadernos. Causan pena, aunque son más rápidos que la justicia; o ésta es lerda. O aquellos bullangueros y estos silenciosos. Pero lo cierto es que la justicia ha estado bastante aherrojada en los últimos quinquenios. Ni que decir de las palabras del ministro que vienen a decir lo que por aquí se escribe que no quieren cárcel para nadie, y el señor sin ruborizarse, por poco, canta loas a la señora. O sea, que a medida que aparecen y hablan dos frases se les ve la marca en el orillo y el mismo corte de tijera. 

     Todos a una siguen con la Cristina enfrente cuando lo primero que debieron hacer hace tres años es posicionarse sin ella, o con ella y los demás en los sitios merecidos. Ahora estaríamos en el Edén, pues con un gobierno fuerte la faena del dólar hubiera sido otra cosa, o no hubiera sido. Sin embargo, hemos descendido a los infiernos. Y hasta buena parte del dinero escondido estaría en las arcas del estado. Pero se empezó al revés porque al revés se pretendía.  Por eso es que nadie entiende a la Argentina. Y  buena parte de los nativos que si la entienden, porque la padecen, están tan hartos que ya hay cosas que les pasa por arriba. Al punto que de tanto inflar con la Cristina y olvidarse de los intendentes del pasado, son capaces en momento oportuno, recordar que lo encontrado no es lo buscado.

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00