San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1352 - (3ª Época)

De esto y aquello

ene. 06, 2019 09:42

en Opinión

Por el Dr. Felipe  Martínez Pérez

Ahora resulta, que se han dado cuenta, que hay que dejar atrás a los populismos que tanto mal han causado. La frase es muy interesante, aunque la dicen por decir, y hasta tiene cierta enjundia, pero para dejar atrás el mal causado hay que introducir en las cárceles a los causantes, a los populistas malignos; y no les veo inclinación. Por otra parte con el pasado les va muy bien a los autores de la faena. Y siguen en el estado y roban en el estado y se ríen de nosotros en el estado, y como no hay ideologías que es algo muy bien pensado y proyectado, pues la política que conocemos y la que está lejos se ha convertido en un robo a mano alzada; y sin antifaz. Y en consecuencia no habría que votar a ninguno.  Ni a los unos ni a los otros. Por lo tanto votar en blanco vendría de maravilla, salvo que a los radicales les dé por tomar conciencia de que el futuro pasa por ellos. Y si no se han dado cuenta, en blanco. Es lo único que les duele. Tanto les duele que saben que sin la banca no hay dinero.

     Y usted lector no se va a pasar toda la vida viendo como se enriquece gente que jamás trabajó y por supuesto, tampoco va a trabajar; y menos por los votantes. Bueno, en realidad algo hacen, el trabajo más penoso es averiguar que hacen los demás para salir en la foto. O sea, para usarlos. Siempre usan a los demás.  Y sucede, que al sacudir por la borda el pasado, tiran también los mastines que cuidaban del rebaño, es decir, aquellos políticos que lo eran de verdad, si es que alguna vez lo fueron totalmente. Aunque de lo que no cabe duda es que los actuales son malos con todas las letras. Malos de verdad. Ya sé que no lo son todos pero lo que se ve a diario es que solo hay un puñado de buenos. Basta con escucharlos hablar. La distancia de aquellos a estos es sideral y el camino roto es sin duda el de la cultura en donde cabe la identidad y la ideología.

     La primera la rompen sin vergüenza y la segunda no la tienen ni saben tenerla. Se constata con leer las actas de los diputados y senadores del mundo con las de la actualidad. Incluso en los pueblos, los alcaldes de pueblo tenían la cultura que da el trabajo al agacharse sobre el surco, y surtían sus discursos de las palabras y frases que dicta el estrecho contacto con la naturaleza; la tierra es un venero de sugestiones. La aristocracia del campesino contemplando su finalidad y su futuro.  Hoy, existe, hasta en los pueblos más pequeños la desidia y la corrupción generalizada. Gastan y no hay obra, como en los demás estamentos y ello porque todos siguen al pie de la letra el manual escrito que deambula de boca en boca. Lo tienen  asumido. Antaño los políticos, no digo en su totalidad, se sustentaban en sus gentes y a ellos volvían con obras e ilusiones. O sea, bienestar.

     Y justamente el bienestar es otra de las tareas que se afanan en destruir, para hacer la vida más sacrificada y plena de enfrentamientos en donde lo malo es que como las famosas plagas; y ninguno de ellos tiene la culpa. El yo no he sido, universal. Ellos no han pecado. Cierto que parece que tal cosa empieza a cambiar y algunos conocen  la cárcel. Aunque buena parte del gobierno no saben cómo hacer para que salgan o para que no entren. Y todo lo basan en la Corte. Ponen jueces que parecen propios y resultan ajenos. Nada hay más politizado que la justicia. Algo que no condice con la esperada salida. Que todos los días se cuecen habas. Pero claro unos políticos que de forma cotidiana discuten para qué sirve la pistola de un policía o un pueblo que asiste a diario a la puesta en escena de la obra intitulada los jueces sacan los trapitos al sol de los políticos y éstos suben los trapitos de la justicia.  Una obra muy jocosa porque los propios ya son ajenos y los ajenos son anejos.

     Y con semejante tormenta andan a los vaivenes buscando puerto de reparo. Ahora Macri quiere que se apuren los jueces con el asunto de la preventiva y ya se hará a luz si es para sacarlos o dejarlos metidos. Me gustaría equivocarme, pero como desde la asunción no quiere  presos, es capaz de cualquier cosa. O sea, lo único que le gusta es distanciarse de quienes lo han votado. Y al paso y que anda el cotarro lo votaran otra vez; pues al cabo será el menos malo. Sin embargo, en tres años nuestros cerebros políticos han apostado al futuro rompiendo y tergiversando el pasado o no dando solución. Una triste y macabra contradicción. Son capaces de sacar a San Martín para poner un yaguareté en los billetes del dinero, en donde se nota discurrir a borbotones la identidad. Pero están  tan acostumbrados a romper la economía que no caen en la cuenta.

     ¿Alguna vez escucharon de Macri y gabinete encendidas palabras  ante los ataques que sufre Sarmiento? ¿Alguna vez ha hablado de San Martín? ¿De Alberdi?  Estas gentes de ambos lados que nos someten a servidumbre, echan por la borda a Roca, pero veranean por las tierras por él ganadas,  o se llenan los bolsillos con el petróleo que sin Roca sería transandino. En vez de honrar a los grandes, como son pequeños, instauran en los billetes animales y les importa tres pimientos que al ciudadano le incomode. Lucran con el enfrentamiento permanente. Mientras tanto jóvenes años ha, entraban a las ubres del estado merodeaban por el delta para ver que islas compraban o alquilaban o mensuraban. Solos, o acompañando al padre putativo. A estos no les interesa la nación. No pueden hablar de patria, echando a quienes la hicieron. ¡Y todavía hay que votar a unos o a otros!

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27.20 28.20
Euro 33.00 34.00
Real 650.00 700.00