San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

EL LENGUAJE INCLUSIVO SULFURA A ‘LINGÜISTAS’, Y UNA PINTURA SOCIAL

Milangas a Burundi

sep. 27, 2018 13:06

en Opinión

Diario La Mañana de Bolívar - Opinión - Milangas a Burundi

Yira en la red social un posteo de ‘neo lingüistas’ que mandan a los que usan lenguaje inclusivo a aprender braille, así se dedican a incluir en serio y abandonan una ‘carnicería idiomática’ que termina siendo puro humo.

La publicación revela que lo que irrita a quienes atacan la cobertura del ‘carozo’ ideológico (todo es política, como los patos, dejamos nuestra estela ideológica a cada paso que damos) es que hay un crecimiento de las prácticas inclusivas de la sociedad, mal que les pese a los antediluvianos que resuelven todo con la palma de la mano. Adelanto que no se da como lluvia que de golpe cae del cielo sino desde la raíz del desarrollo y la madurez del feminismo militante, lo más vanguardista que ha surgido en la Argentina de estos años. Ese feminismo militante que abraza a las minorías sexuales con una amplitud que es una trompada de vida en plena cara de un machismo sin variantes. El que se hace ‘marea verde’ en la calle bancándose las burlas de quienes se pretenden esclarecidos, que por supuesto fungen de nihilistas (el nihilismo es de derecha, no de izquierda) pero son capaces de haberle creído a Macri y al eyectado ‘Champions League Boy’, Luis Caputo, da el debate en su círculo privado pero tmb en redes sociales y medios convencionales, invita a usar los carriles de la devaluada justicia vernácula cuando es menester, exprime los canales de contención a las víctimas de la violencia machista y se pone firme en su propio hogar. Quienes conforman la siempre hormigonada franja conservadora de nuestra sociedad se sienten asediades, y reaccionan con lo que tienen a mano, que por suerte a veces es sólo una computadore o un teléfone móvile. 

 

Si hiciéramos un relevamiento en serio, comprobaríamos que la gran mayoría de los que ‘crean’ lenguaje inclusivo, incluye. Contribuyen además participando en manifestaciones públicas que empujan el nacimiento de un nuevo tiempo bajo el viento hostil de esta etapa histórica, y finalmente aportando en el cotidiano vivir su semilla a la disputa de la madre de todas las batallas, la que jamás acabará: la del sentido común, también conocida como batalla cultural. Es una chicana y no un argumento reclamarles que aprendan lenguaje de señas y le hablen con dulzura a un niño y con paciencia a una viejite que se traba en el cajere automatic. Mandar a estudiar braille a quien escribe todes y coopera con empoderar a la mujer y con promover la reflexión y el debate público sobre la violencia de género y los femicidios, sería similar a comisionar a que mejor entregue milanesas en Somalia a uno que convida a su mesa a un vecino que la pasa mal. Es el mensaje de Miguel Mateos al revés: “No manden comida a Sarajevo, mándenla a Santiago del Estero”, afinaba a los ponchazos el denostado rockero en otra de sus típicas canciones con pretensiones hímnicas. “No mande milangas a la esquina, llévelas a Burundi”, sería la nueva formulación de gente que, sin embargo, suele querer más a los perros que a los humanos (en la red social apareció estos días alguien que decía gatite).

Aseverar que desde que el feminismo cobró visibilidad hay más femicidios tampoco es un argumento sustentable, ya que ahora la tapa de la olla fue pateada y se tiende a la denuncia con pelos y señales de lo que antes se barría bajo la oscura alfombra del terror. Hoy una aún incipiente red de contención se erige sobre el páramo de silencio que hasta hace un rato nomás dejaba a la mujer vejada sólo acompañada por su propio miedo. 

 

No olvidemos que todo avance y todo retroceso social comienzan por el lenguaje. El lenguaje es la casa del ser, decía Heidegger. Tampoco que violencia de género es la hija fanática de sociedad patriarcal, que desde su tronco es la hermana mayor de una tía muy jodida, con la que nadie osa meterse: doña propiedad privada.

 

Quién te dice son l@s mism@s que imputan que para qué una pileta climatizada en el parque, por ejemplo, si en los barrios está lleno de pibites que penden de un comedor, “y la tiran en una pileto y un Centro Cívico que fomenta la juntada de vagus”. (En Bolívar, el ex intendente Bucce fue apodado Sr. Cemento, porque su gestión abrumaba con tantas obras, mientras se olvidaba de limpiar la avenida. Lo bueno es que el hoy diputado anda con un proyecto transformador, óptimo para cautivar el siempre estricta alme de los incrédulxs: Pirotecnia Cero, para que todes celebremos el 31 en paz, comenzando por los perrites. Sin pan dulce ni champucito, pero sin ruido y con los dos ojos.)

Parece que para los ‘neo lingüistas’, el lenguajo inclusivo será papel picado mientras haya un solo tipo que faje a una mujer. Inclusivo será papel picado siempre. Es tachar cada gota de progreso porque jamás se alcanzará la mar del Gran Progreso. Con lo que al progresismo le cuesta todo en un mundo utilitario, que pronto negará a la poesía porque no se ve… Encuentran a un negro revolviendo un tacho en Ipanema y concluyen que Lula fracasó en su política de Hambre Cero. (A quienes sólo se excitan midiendo bolsillos el tema no debería moverles ni un cabello, pero los/las incordia. Que se aflojen los cimientos de la sociedad patriarcal provoca una cierta inseguridad material en los beneficiarios de la injusticia social que organiza al mundo, y que en su base es económica. El progreso, cuando tiende a la igualdad, asusta; si tiende a la concentración, alivia. Andá a hablar de democracia participativa…)

Se ahogan en la Pelopincho de las cosas, en el envoltorio de un producto con un ‘jugo’ nuevo, que descuentan que no les gustará. Tirria con las formas, ¿te suena? Aunque en este caso (¿en aquél también?), el repelús quizá sea con el fondo (no con el Monetario Internacional, ponéle).

 

Los puristas idiomáticos que se enfurruñan con quienes “ultrajan” el castellano empleando el sustantivo todes siempre estarán, embanderados o por omisión, en el bando del que destruye, del que obtura, del que desarticula, nunca con el que construye. Se ponen ‘la gorra’ contra cada novedad que nazca desde el pie. Para elles, la evolución es sólo económica. Lo simbólico vale muy poco, pero si es progresista mete mieda, o al menos perturba. Por ejemplo cambiarle el nombre a la plaza Roca es una pavada, a los que defienden indies y defecan sobre la memoria del gran estadista que fundó nuestra Argentina moderna, antes de que Perón rompiera todu, habría que mandarlos a que la limpien, así queda bonita pal’ turisto que deja plata.

Trasladalo a cómo votan.

Y a cómo estamos.

Amán.

Chino Castro

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 27,20 28,20
Euro 33,00 34,00
Real 650,00 700,00